“El mediterráneo acaba donde el olivo deja de crecer”

¡Hola, bienvenido a mi blog!

La cita con la que he titulado esta entrada no es mía, ya me gustaría tener esa capacidad creativa, pertenece a Georges Duhamel, médico y escritor francés que con esa frase, resume a la máxima potencia lo que la cultura del olivo representa y si tenemos en cuenta hasta donde está llegando hoy en día, perfectamente podría acompañar esta entrada con una imagen del planeta tierra.

No está muy claro, pero se sospecha que los primeros acebuches de la variedad olea aparecieron hace 500.000 años en el oeste de África, para luego expandirse hacia la cuenca del Mediterráneo pero no fue hasta unos cuantos miles de años después, cuando la humanidad descubrió las enormes posibilidades que el fruto de este árbol le proporcionaba.

Debemos retroceder unos miles de años a. C. para encontrar los primeros datos que demuestran que los humanos, ya habían domesticado este árbol silvestre hasta el punto incluso de ampliar las variedades de olivos existentes, con el objetivo de mejorar su cultivo y rendimiento.

Los usos que nuestros ancestros encontraron a los aceites de oliva vírgenes fueron muy variados, empezando por el nutricional y el medicinal, de hecho los romanos usaban su “onfacino” para tal uso, que par tú información, son los actuales AOVEs Tempranos extraídos de frutos aún no maduros, los mal llamados verdes, pero también le dieron uso cosmético, religioso y muy importante en su época, llego a ser “moneda de cambio” en la vibrante actividad mercantil mediterránea, teniendo un valor cinco veces superior al que ofrecía su “compañero” en nuestra querida y ancestral dieta mediterránea, el vino.

El cultivo del olivo llego a la península ibérica de la mano de los fenicios, pero no fue hasta la época romana, sobre todo en la bética, la actual Andalucía, cuando su cultivo se industrializo hasta el punto de ser el principal suministrador de AOV del imperio, tal y como aún ocurre hoy en día, porque podemos decir que el imperio de los aceites de oliva aún apetece a Roma.

La cosa no queda ahí, ya que si los romanos nos dieron la oportunidad de ampliar su cultivo en nuestra tierra, fue la llegada los árabes los que aportaron un gran empujón tecnológico, sobre todo en su extracción; no obstante, la palabra almazara tiene su origen de la hispano-árabe al-ma’sara, que significa: el lugar donde se exprime la aceituna para obtener aceite.

Pero lo mismo ocurre con la palabra aceite que viene del hispano-árabe azzayt. … azzayt como az-zayt o azzait o az-zait, incluso al-zayt y al-zait y todas, son maneras de transcribir a letra latina el árabe الزيت, que significa “jugo de aceituna”, o en su caso: aceite de oliva virgen extra (AOVE)

En esta entrada no he querido incluir fechas porque si es de tu interés, tienes en la red toda la información que necesites pero lo que sí pretendo si me sigues, es hacerte ver que cuando consumimos AOVE estamos cubriendo nuestras necesidades nutricionales de grasa, con un alimento que nos viene acompañando desde hace milenios, superando todo tipo de vaivenes sociales y culturales, hasta el punto de ser el alimento vertebrador de nuestra querida y mundialmente admirada dieta mediterránea.

Saludos, se feliz y consume AOVE que tu salud te lo agradecerá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s