¿Te acuerdas de tu primera vez?

¡Hola, bienvenida o bienvenido a mi blog!

BEBEAUTO

Es muy frecuente comprobar como las exigencias a las que nos vamos sometiendo son cada vez mayores y si tenemos en cuenta las nuevas tecnologías, ya ni te cuento.

El caso es que esta tendencia nos ha traído como consecuencia el que muchos y muchas den por sentado, que cada nueva incorporación a un proyecto debe rendir a pleno rendimiento a no mucho tardar, marcando unos plazos de aprendizaje que son los que cada cual considera que se deben ajustar a un plan de amortización de tiempo, sin tener en cuenta las capacidades de cada cual y mucho menos, sin visualizar en que momento llegará esa persona a su rendimiento optimo.

Yo estoy convencido de que las capacidades de la mayoría de nosotros/as son muy similares, aunque evidentemente hay tareas que unos/as hacemos mejor que otros/as pero en conjunto, todos podemos sumar nuestro potencial para que con un buen trabajo en equipo, seamos capaces de sacar los proyectos hacia delante.

Pero para conseguir esto es muy importante la actitud del líder, porque estaremos de acuerdo de que hace falta alguien que aglutine toda esa información para ser capaz de dar a cada cual sus plazos de adaptación y aprendizaje.

Pero que es lo que la experiencia me viene enseñando, pues que no es precisamente eso lo que viene ocurriendo.

Así es que, como poco, con cada nueva incorporación a un proyecto, que puede ser desde casarte, tener un/a hijo/ hasta la de nombrarte director general, sería muy bueno que todos recordásemos cómo fueron nuestros inicios y cuánto nos hubiese gustado que hubiesen entendido, a través de la empatía, que nuestra voluntad era la de ir todo lo rápido que podíamos en nuestra adaptación y aprendizaje.

No hay nada peor en el progreso de una persona que no centrarse en la persona y sí exclusivamente en el resultado, porque igual puedes creer que aquel o aquella que llega pronto a esa adaptación deseada es muy bueno pero, ¿te has preguntado si es ese todo su potencial o si lo ha hecho con la solidez necesaria para que sus ideas no sean impulsivas y faltas de reflexión y paciencia para su puesta en acción?

Y en el caso contrario, ¿te has planteado que alguien aparentemente más lento en su aprendizaje y adaptación, está aprendiendo y adaptándose asimilando un conocimiento reflexivo, que te puede traer nuevas y muy meditadas ideas y con capacidad para ponerlas en marcha con la calma debida?

No orientarse hacia las personas es el camino cómodo y orientarse hacia ellas puede parecer agotador pero es una opción fantástica, ya que además de ganarte su confianza y poder visualizar su verdadero potencial, que como poco puede ser como el tuyo o incluso mejor, tiene altos beneficios colaterales, ya que de donde más vas a aprender de todo es de lo que otras personas te puedan enseñar, tanto para hacer como para evitar.

Saludos y se feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s