¿Qué le falta a un Catedrático en Marketing y Ventas para ser Vendedor?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga

Yo no fui un buen estudiante y aunque no viene al caso los motivos de por qué, no fue porque no valiese para ello, de hecho, este año termino un ciclo de FP de grado medio y de nota media rozaré el sobresaliente.

El caso es que desde muy joven, siendo prácticamente un niño, me vi obligado a buscarme la vida y como ejemplo, puede valer que con 12 años y durante los meses previos a la feria de Jaén, buscaba hierros y cartones por la calle para venderlos y así poder permitirme una feria más o menos digna junto con mis amigos.

A los 16 me fui al ejército con el objetivo de intentar hacer carrera militar siguiendo los pasos de mi hermano mayor y también, porque no decirlo, de quitarme de en medio, pero pronto comprendí que aquello no era lo mío y que tendría que pasar aquellos meses de la mejor manera posible, y teniendo en cuenta que de casa no llegaría ni un duro, busque las posibilidades de buscarme la vida encontrándolas, entre otras cosas: haciendo de costurero, ya que hacíamos muchas maniobras y la ropa se estropeaba mucho, de limpiabotas, zapatos y abrillantador de cinturones y botones; imagina un traje de paseo de Infante de Marina puesto en un joven cabo 2º antes de pasar revista para salir un sábado de paseo.

A los 18 terminé mi compromiso con el ejército y volví “a casa” con el único objetivo de encontrar empleo y no sé porque, se me ocurrió la idea de prepararme unas oposiciones de cartero, pero pasadas unas semanas la necesidad me obligo a trabajar de agente de seguros.

A todo esto, a mi vuelta del ejército,  me encontré con algunos amigos que estaban a punto de entrar a la Universidad y a otros, que aunque ya trabajaban en otras cosas, aún tendrían que hacer la mili, algo que ahora le vendría muy bien a muchos y muchas, siento ser políticamente incorrecto.

Luego y con 19 años, una vez que formalice la relación con mi novia, mi mujer hoy 31 años después, mi suegro me propuso aprender el oficio de transportista autónomo, es decir: camionero, lo que acepte y que pasados casi tres años, con 22, deje por lo que veía que supondría en mi vida mantenerme en esa actividad y es que no sería ni padre, ni marido, ni siquiera persona, sería un “ganapán” y poco más.

Con 22 Me reincorporé a la compañía de seguros en la que estuve pero en este caso como Inspector durante 6 meses, luego, trabajando en la calle, recibí una oferta de vendedor de coches, labor que desarrolle durante más menos 3 años y también en la calle, me enteré de que existía la profesión de Visitador Médico, la que conseguí con 26 años y que he desarrollado hasta hace dos meses.

Soy consciente de que hay que trabajar y estudiar no mucho, muchísimo a lo largo de una vida, como para poder llegar a ser Catedrático y Profesor Universitario de Marketing y Ventas, pero los acontecimientos que estoy disfrutando durante el proceso de construcción del proyecto de vida profesional que deseo para mi futuro (en el caso de que no llegue en el tiempo que me he marcado esa oferta de empleo que todos los que estamos en el desempleo deseamos), estoy conociendo a muchos grandes profesionales en lo suyo que reconocen que lo más difícil de aplicar del marketing y las ventas es trabajar en la calle, así es que vuelvo a reivindicar la labor del VENDEDOR PROFESIONAL, el cual, debe, además de requerir unas condiciones personales y emocionales únicas para la tarea, necesita una formación de campo que le haga comprender la enorme tolerancia a la frustración de debe adquirir si quiere desarrollarse disfrutando de esta dura y hermosa profesión, a la que entre todos debemos dignificar no aceptando cualquier cosa como las muchas de las que ahora nos ofrecen, porque ni siquiera un Catedrático en Marketing y Ventas tiene la formación de campo que muchos profesionales tenemos.

Así es que siéntete orgulloso de ser VENDEDOR PROFESIONAL, porque puedes aportar cosas que incluso a una Cátedra Universitaria no tiene: experiencia de campo, mucha calle y formación en primera persona para manejar la frustración, pero hay algo muy importante que nosotros debemos adoptar y que aprender de estos grandes profesionales: su enorme capacidad de análisis.

Saludos y se feliz Sr/a Vendedor/a.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s