Ilusiónate creando sinergias

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

labani_sev_left

Uno de las principales cuestiones que debemos gestionar durante el desempleo es la incertidumbre y por lo tanto, el miedo que nos provoca el futuro que al que nos enfrentamos y que debemos resolver.

Puede que en tu caso tengas claro el camino elegido para salir de esa situación pero, al menos es lo que a mí me pasa, puede ocurrir que no lo tengas tan claro porque quizás la formación que obtuviste ya no sirve de mucho, o porque durante años te has dedicado a una profesión o mejor dicho, a un sector productivo que ha pasado su ciclo o se encuentra atravesando tantos cambios que casi tiene el mismo temor por el futuro que tú.

El caso es que cuando te encuentras en esta situación está claro que tienes que hacer algo, por ejemplo:

  • Evidentemente buscar empleo y sin rendirte.
  • Prepararte unas oposiciones para ver si entras en alguna bolsa de empleo público.
  • Adquirir una nueva formación que, además de mantenerte ocupado y ampliar tus capacidades, te pueda aportar ideas para futuros negocios propios.
  • Trabajar las RRSS aportando algo de valor.
  • … y lo que se te ocurra que te pueda ayudar a crecer.

Todo eso está muy bien y además considero que es el paso previo de algo que considero mucho más importante, voy a intentar explicarme.

Uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos los desempleados (aún más si tienes mi edad (50), vives en una provincia pequeña con un nivel de desempleo altísimo y el sector productivo en el que te has desarrollado profesionalmente esta, por varios motivos, en horas bajas), es que las empresas de selección o departamentos de RRHH se ciñen en buscar exclusivamente los perfiles solicitados, por lo que incluso aun habiendo una oferta empleo en una empresa de tu preferencia y teniendo un contacto solido en ella, puede que no pueda hacer nada por ti por ser la empresa de selección o departamento de RRHH la que se encargue de toda la gestión.

A donde nos lleva esto, bueno, aunque solo el final de tu camino te dirá si has elegido el correcto o no, algo hay que hacer y en esa labor de hacer para crear, “no se sabe qué cosa”, ten por seguro que la mayoría de las sensaciones que tendrás van a ser de que no vas a ningún sitio; sin embargo y por supuesto si insistes, de vez en cuando te encontrarás sorpresas que te devolverán la ilusión haciéndote ver el futuro con más optimismo y hasta con éxito, pero ya te adelanto que tu ritmo va a ser lento, bueno, siempre y cuando quieras madurar bien cada paso, porque cada paso es vital.

El caso es que en ese proyecto familiar que andamos madurando, me estoy encontrando con las opiniones de muchos amigos y conocidos… ¿imaginas cuáles son las mayoritarias, no? Algunos incluso me han dicho que por mi bien van a hacer todo lo posible por quitarme la ilusión y debo tener mucho cuidado, porque en muchas ocasiones me hacen dudar y mucho.

De hecho, en algunas ocasiones me he planteado la posibilidad de “eliminar de mi lista” a esos “amigos” y  en algunos casos así ha sido pero al igual que en cualquier actividad social o empresarial, tengo claro que hay que buscar compensar lo que se pierde o eliminas para mantener y mejorar lo que pretendes; así es que en el desarrollo de esta aventura, estoy conociendo a nuevas personas y junto con el apoyo de los buenos amigos, con algunas de ellas estoy desarrollando actividades sinérgicas que nos hacen confiar en el futuro e ilusionarnos cada vez más con el hecho de que lo vamos a conseguir.

¿En qué consisten esas actividades sinérgicas?

Es muy fácil: en el planteamiento de cada proyecto intervienen dos o más personas y se supone, que todas tienen el interés de aportar lo que mejor saben hacer, ya que lo que pretenden, aunque sean con objetivos distintos, es construir un proyecto común.

Por ejemplo: si uno tiene los contactos y el otro los conocimientos, ambos crean una oferta de servicios común para las empresas o particulares que los demandan, consiguiendo el primero los conocimientos que necesita para completar los servicios que ofrece  y el segundo, ampliar su número de contactos para consolidar el proyecto que pretende, teniendo en cuenta que ambos proyectos son complementarios y no competencia.

Un ejemplo más claro: mi proyecto necesitaba un logo y por su diseño me cobraban un pico, además no me confirmaban fecha de entrega, así es que se me ocurrió pedirle el favor a un amigo aficionado a la pintura y que expone al público, este acepto el reto y me ha hecho algo chulo, sencillo y “gratis”, que transmite perfectamente lo que pretendo y a cambio, yo promocionaré sus exposiciones.

Algo simple, rápido, barato y humano, sobre todo humano.

Saludos, se feliz y haz lo que sea siempre con la mejor intención, que algo bueno traerá.

 

Anuncios

5 comentarios en “Ilusiónate creando sinergias

  1. Si tienes un sueño, lucha por él. No hay nada que odie más que ese “amigo” que te dice: “Déjame hacer de abogado del diablo”. Bórralo de la lista.

    • ¡¡Hola Carles!! No hay otra salida y no quiero interferencias, sobre todo aquellas que no me ayudan a pensar en positivo. Saludos y gracias.

    • ¡¡Hola Vicente!! ¿Miedo? Da pánico, pero no queda más remedio que intentarlo, yo que ya llevo tres años desde que decidí reinventarme estoy viendo cada vez más cerca la culminación de todos los esfuerzos; así es que ánimo y a por ello. Saludos y gracias.

  2. Pingback: Ilusiónate creando sinergias – adrecvallada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s