“Mis clientes”, mis conocimientos, mi ilusión y mi pasión ¿negociamos?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga

Cuando estamos en el desempleo en estos tiempos tan convulsos y aún más cuando, como en mi caso, has llegado a los 50, cada vez que nos descartan de una oferta de empleo, corremos el enorme riesgo de desanimarnos y desesperarnos hasta el punto de restarle mucho valor a nuestra experiencia, poniéndola en manos de cualquiera y a cualquier precio.

Comprendo que la situación de cada cual es muy personal y que puedes pensar que si escribo esto es porque lo tengo muy bien y que me puedo relajar, pero ya te digo que estarías muy alejado de mi realidad; además, esa desesperación la he visto en profesionales que, desde un punto de vista realista, no tienen ningún problema y que nunca van a pasar por necesidades, claro está, salvo una mala gestión de su vida

Sin embargo y no quiero presumir de orgullo, no estoy dispuesto a tirar por los suelos todo lo que a lo largo de estos muchos años he conseguido y no me refiero a creer que como me quiero mucho me merezco mucho.

¡No, no! Me refiero a llegar a acuerdos que sean beneficiosos para ambos teniendo en cuenta las difíciles circunstancias actuales y que entre todos debemos resolver.

El motivo de que este artículo vaya por esta línea no es gratuito, verás; en mí estrategia para salir del desempleo trabajo valorando dos opciones posibles:

  1. Trabajar para encontrar un buen empleo por cuenta ajena, y cuando digo un buen empleo me refiero a uno digno y remunerado con justicia, pero con un límite en el tiempo.
  2. Trabajar mientras tanto en mi proyecto dejando que las cosas ocurran para que llegado el momento, tomar la decisión de que sea la apuesta definitiva hasta el final.

Puede que pienses que debería apostar ya por el proyecto pero es que además de necesitar su tiempo, opino que debemos ser pragmáticos y pensar que hay ofertas de empleo por cuenta ajena que te pueden aportar los mismos o incluso más beneficios económicos y emocionales que un proyecto propio; es decir, que debemos ser flexibles y más cuando una familia detrás.

A lo que voy, actualmente estoy invirtiendo mucha más atención en el desarrollo de mi proyecto que en la búsqueda de empleo y no porque tenga más interés en una cosa que en la otra, sencillamente porque las actividades necesarias para su desarrollo requieren de mucho más tiempo.

Entre esas actividades está la de negociar con los que serían mis distribuidores y de aquí es de donde parte la idea de escribir este artículo, porque es donde me estoy encontrando uno de mis principales problemas.

Me está costando horrores hacerles entender que lo que les propongo es una nueva manera hacer negocios, porque para ser competitivos debemos crear sinergias que nos hagan crecer a ambos teniendo en cuenta lo que yo puedo aportar:

  1. “Mis clientes”.
  2. Unos conocimientos que me interesa compartir para crecer juntos.
  3. Que con mi ilusión les ayude a mantener siempre la suya.
  4. Y a compartir mi pasión por una profesión: la venta, que va más allá de ganar dinero.

Pero por qué ¿por qué me cuesta tanto transmitir esto? La respuesta le encontré el otro día cuando charlando con uno de los muchos con los que estoy negociando, me reconoció que la mayoría de profesionales que van a hablar con ellos con el objetivo de encontrar una salida a su situación, casi lo hacen implorando ayuda y así… así lo único que conseguimos es joderlo todo.

Por favor, detente un momento y mira hacia atrás valorando lo que has hecho y como lo has conseguido, puede que en aquellos tiempos no nos diésemos tiempo para la reflexión y lo que es peor, que aún no hayas aprendido a hacerlo y que sigas viviendo en esa estresante carrera continua por intentar conseguir tus objetivos de manera inmediata, pero si lo que pretendes es que te valoren para poder conseguir llegar a acuerdos que aporten beneficios mutuos, hazte valer y antes de decir sí o no, que escuchen todo lo que puedes aportar dándote el valor que te mereces.

Porque no te olvides, lo más importante para ti es tu salud mental y para que sea buena, lo primero que debes hacer es valorarte justamente independientemente de cual sea tu situación económica y laboral, porque sin eso, las soluciones adecuadas no te llegarán nunca.

Saludos, ánimo y se feliz.

Anuncios

8 comentarios en ““Mis clientes”, mis conocimientos, mi ilusión y mi pasión ¿negociamos?

  1. Muy acertado Gustavo. A veces las respuestas negaivas nos bajan tanto los ánimos que nos creemos responsables, pero pensando un poco en el conjunto de elementos nos damos cuenta que lo que buscaban era alguien que haga solo lo que ellos piensan correcto, aunque pretendan buscar a quién les aporte una visión nueva y por ende “fresca”, normal viniendo de fuera.

    • ¡¡Hola Zulima!! Y tanto que nos bajan los ánimos, por eso decidí hace tiempo sacarlos de mi subconsciente para tenerlos bien “controladitos”. En cuanto a lo otro, bueno, pueden pasar dos cosas: que aparezca quien me sepa valorar o que y más probable, que sea yo quien tome las riendas de todo ¡un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s