No te dejes contagiar por los “quedabien”

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

images

En esta fase de mi vida en la que las circunstancias me han llevado a tener que reciclarme académicamente para optar con garantías a ofrecerme profesionalmente a otros sectores económicos totalmente distintos a los que hasta ahora me he desarrollado, me está permitiendo ampliar mis contactos y compartir experiencias con visiones profesionales totalmente distintas hasta las que ahora me había encontrado en mi carrera.

Toda esta actividad y mi situación profesional: desempleado y con 50 años, me está obligando… mejor dicho, está obligando a mi familia a tener que pensar en emprender o a que uno de sus componentes lo haga, y en este caso será mi socia, mi compañera, mi amiga, mi persona, mi amante, mi mujer… mi persona.

Pero en este punto inicial del proyecto, que ya te presentaré, por mi experiencia y nueva formación, soy yo quien se está encargando de todo y claro está, también de las negociaciones.

Una negociación es una actividad que vengo haciendo desde casi que tengo uso de razón y aunque siempre lo he hecho con toda la profesionalidad que era capaz, para encontrar el mejor beneficio para mi empresa, para mí y para mis clientes; sin embargo, he de reconocer que, por un desconocimiento en aquel momento de mis posibilidades reales, nunca puse todo lo que tenía y cuando ahora he sido consciente de ello y aunque puede que no lo creas, me ha hecho sentirme mal y me ha llevado a reflexionar sobre el motivo que podía provocar esa aparente “falta de profesionalidad” por mi parte.

El caso es que durante los primeros momentos de esas reflexiones llegue a sentirme peor aún, porque claro, como ahora actúo como emprendedor y estoy poniendo en riesgo mi pequeño patrimonio, mi atención para cada momento, gestos y palabras que aparecen durante las negociaciones que estoy llevando a cabo para poner en marcha este humilde proyecto y sobre todo, para saber cuándo es el momento oportuno para decir no, es extrema; sin embargo, cuando el resultado que ponía en juego era el de la empresa para la que trabajaba, he de reconocer que nunca llegue a ese estado de alerta tan elevado, ya que me preocupaba más de cumplir mis objetivos, atendiendo bien a mis clientes ahorrándome en muchos casos el incómodo momento de decir no.

Pero cuando continuaba con esas reflexiones fui comprendiendo que la culpa no era del todo mía, ya que en la mayoría de las ocasiones que tenía que provocar y cerrar una negociación para las empresas que representaba, muchas veces debía aceptar, contra mi criterio, las normas que otros me imponían porque para ellos, como para mí, el riesgo que se corría si la cosa fracasaba no era muy alto y sí las consecuencias de no haber hecho lo que se nos imponía, aunque el resultado fuese cero; así es que, en algunas, muchas si tenemos en cuenta mi experiencia, de aquellas negociaciones, casi no me preocupaba por el resultado sin ser consciente de que me estaba perdiendo muchas oportunidades de crecimiento personal y profesional.

Conclusión, no te contagies o gestiona emocionalmente muy bien el impacto negativo que te pueden provocar aquellos que viven… mejor dicho, que trabajan más preocupados de que salga bien la foto que de su crecimiento personal y profesional, porque tu autoestima y tu salud mental te lo agradecerán.

Saludos y se feliz.

Anuncios

2 comentarios en “No te dejes contagiar por los “quedabien”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s