Solo tengo una certeza y un único patrimonio ¿quieres entenderlo? Lee.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga (1)

Algunas veces tengo la impresión, motivado por mi sensibilidad ,empatía e interés por no molestar, de que hay gente que se puede incomodar al leer los artículos de mi Blog, porque creo que quizás piensen que muestro demasiada seguridad en mí mismo; de hecho, es algo que me ocurre con personas de mi entorno de segundo nivel, es decir, con esas personas que saben que existo y que conocen el resultado positivo de mis propósitos pero que, por la distancia en el trato, no son totalmente conscientes de mis andanzas para superar aquellos retos que la vida me va planteando.

Ya hace años que aprendí a manejar estas cuestiones para que no me afecten pero de alguna manera, soy humano y llorón cuando toca, aún queda un poso de incomprensión hacia su actitud ante mí y sobre todo, a porque sin tener todos los datos que han hecho que consiga determinados y difíciles objetivos, se limitan a criticar sin más perdiéndose la oportunidad de tener como ejemplo a una persona que ha superado situaciones muy difíciles en el ámbito de la salud, en el personal y por supuesto en lo profesional.

Bueno, por si acaso, que te quede claro que no existen las personas seguras de sí mismas, es decir, esas que nunca dudan de que lo que están haciendo es lo correcto y único posible para llegar a conseguir sus objetivos ¡repito! No existen.

Otra cosa son aquellas personas que aceptan la única certeza y con total naturalidad, de que la vida son “tres días” y que como mejor opción para vivir, solo les queda aprovechar el único patrimonio por el que de verdad merece la pena luchar: el tiempo.

¡Es que esto es curiosísimo!

Actualmente sé que hay “dos personas” recabando información sobre mí trayectoria, una de ellas ya me ha confirmado su total admiración, aunque he de reconocer que juega con ventaja porque aunque me conoce desde hace muy poco, sabe del resultado positivo de mis propósitos habiendo seguido muy de cerca mi evolución, durante un año, de primera mano; es decir, no ha mediado intermediario y tiene una personalidad muy similar a la mía en cuanto a optimismo, coraje y superación, porque en esta vida ambos coincidimos en que no hay tiempo para lamentaciones.

Sin embargo, también sé que la otra persona que actualmente está recabando información sobre mí tiene dudas, porque por un lado recibe cometarios muy favorables pero por otro y además con mucha influencia de quien los hace, no los recibe tan favorables y además, sé que los comentarios que de mi hace esta persona, que me conoce desde hace mucho tiempo, van en la línea de acusarme de ser una persona muy directa.

En cierta forma tiene razón, porque cuando alguien que lo tiene todo: salud y trabajo, me plantea algún problema con el objetivo de encontrar algún consejo que le ayude a resolverlo, encantando le planteo, no una, sino varias alternativas, que él o ella deben poner en marcha para resolverlos, pero cuando esa misma persona, pasado un tiempo, me vuelve a plantear el mismo problema, algo incómodo por su inmovilismo, le recuerdo de nuevo las opciones que le propuse y además, le insisto en que debe ponerse en marcha para que funcionen, porque solo con la intención no basta, pero si esa misma persona, pasado otro buen espacio de tiempo, me vuelve con el mismo problema y sin haber puesto nada de su parte, la verdad es que ya si me “irrito” un poco pero con el objetivo de hacerle reaccionar, sin embargo, lo que escucha es algo que no quiere porque le recuerda su conformismo y además, sin tener en cuenta todo lo hablado con anterioridad, con lo que para él o ella, ese comentario hecho por mí de forma más directa, es como si fuese el primero, es decir, el de una persona muy directa y no comprensiva.

Porque ¿sabes qué? Las personas que parecemos muy seguras de nosotras mismas lo único que hacemos es ponernos en marcha a cada momento sin temor ni opción de reproche por el error, el error forma parte de nuestra evolución y a cuantos más errores cometemos, más aprendemos y cuanto más aprendemos, más seguros de nosotros parecemos ¿qué tenemos que hacer para caer bien, cambiar?

¡Lo siento! Eso nunca va a ocurrir y me refiero al hecho de que nunca cambiaré mi forma de ser, es decir, esa que me dice que mañana puedo aprender cualquier cosa nueva que me puede empujar a hacer las cosas de otra forma totalmente distinta a como las vengo haciendo y además procuraré que me divierta, porque mi forma de ser me permite aceptar que puedo morir en cualquier momento y mi deseo es que si eso ocurre, sea con una sonrisa y sabiendo que he hecho felices a mis chicas ¿me he explicado con claridad?

Saludos y se feliz.

Anuncios

2 comentarios en “Solo tengo una certeza y un único patrimonio ¿quieres entenderlo? Lee.

  1. Sin comentarios. Es muy difícil conocer a una persona, sin antes conocerse así mismo y a los más cercanos. Además, nadie es quién para juzgar, si opinar, pero, a veces, se confunde. Todo es según el interés de cada uno, por tanto ante la misma acción, que bueno es o es un…. ¡Adelante!, primero tú contigo mismo, después los demás, si lo haces al revés, fracasas.

    • ¡¡Hola Jordi!! Conocernos a nosotros mismos debería ser lo primero que tendríamos que hacer, pero parece que por lo poco que lo hacemos debe ser una dura tarea que es mejor posponer para momentos mejores, que como suele ser habitual nunca llegan, en fin. Saludos y muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s