Lo que no te conviene.

¡¡Bienvenida o bienvenido a mi Blog!!

timthumb

Sigo sorprendiéndome cada día por la falta de progreso personal que muestran muchas de las de personas con las que interactúo y me da pena, porque la mayoría de ell@s son gente estupenda que cada día intentan dar lo mejor de si mism@s en todas las facetas de su vida.

Una actitud por su parte que me sigue dando la oportunidad de seguir observando e investigando, hasta donde puedo, con el objetivo de aprender para intentar evitar cometer los mismos errores que ell@s y sobre cuales son las causas que provocan ese “bloqueo” en sus respectivos progresos, que al final, y aunque por caminos distintos, el problema es el mismo: el miedo.

Miedo a lo nuevo.
• Miedo al error.
• Miedo a la crítica.
• Miedo a tomar decisiones.
• Miedo a decir lo que piensan.
• Miedo a decir que no.
• Miedo a mostrar sus emociones.
• Miedo al miedo.
• Miedo a…

A ver, vivir con miedo no es vivir y, tristemente, much@s confunden prudencia con miedo; es decir, no es lo mismo tomar decisiones desde la prudencia que desde el miedo.

Voy a intentar explicarte desde mi punto de vista cuales son las diferencias:

Tomar decisiones desde el miedo viene provocado, en líneas generales, por intentar evitar el dolor emocional que provoca la necesidad de coraje que lleva implícito ponerse manos a la obra para obtener el resultado deseado, como por ejemplo el: “y si no lo consigo”, o lo más frecuente, agradar a los demás para evitar el rechazo, la discusión, la búsqueda de argumentos, etc., como por ejemplo: “y si me dice que no”.

En definitiva, el miedo nos empuja a evitar todo aquello que necesite coraje y aquello que creemos que pueda someter a nuestras emociones a una agotadora situación de estrés; sin embargo, son muy malas decisiones, ya que, normalmente por falta de coraje, desembocan en un estado de agotadora y continua ansiedad que impide una adecuada progresión personal y profesional.

Tomar decisiones desde la prudencia viene provocado por una previa y buena reflexión que te permite optar por elegir aquello que, con los datos disponibles, más te interesa en ese momento, pero sin olvidar cuales pueden ser sus consecuencias futuras, ¿no sé si me explico?

Es decir: que tu idea te lleve a una reflexión que te empuje a la acción, para volver a otra nueva reflexión sobre el resultado de tu acción anterior, que te permita decidir una nueva y mejorada iniciativa sobre tu idea original o descartarla definitivamente.

Por lo tanto, si al leer este artículo te ves reflejad@ entre aquell@s que toman decisiones desde el miedo, te invito a que te “detengas” el tiempo necesario para reflexionar, primero sobre tu condición (y no preocupes por nosotros, apenas vamos a notar “tu falta” durante ese periodo de reflexión), para que busques aquello que no te conviene y que te impide progresar adecuadamente con el objetivo de envejecer como te mereces, esto es: en paz y queriéndote mucho para darte la oportunidad de poder querer más a los demás, sobre todo a l@s tuy@s.

¿Te imaginas un mundo en el que cada cual se preocupase de su entorno más íntimo?

Saludos y se feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s