¿Empujar o tirar, cuál es tu opción a la hora de enseñar o liderar?

¡¡Bienvenida o Bienvenida a mi Blog!!

puerta-01

Hace unos días disfrute de uno de esos momentos que quedan en la memoria de cualquier padre: la Graduación Universitaria de una hija.

No creo que no te sorprenda si digo que, tal y como va las cosas, esto no tiene buena pinta y si hablamos del sistema educativo ¿qué decir? Un soberano desastre y no es un invento mío, ahí están los datos y además, por mi obligada situación de estudiante, puedo confirmar con total conocimiento de causa que l@s chaval@s y profesor@s “andan máh pérdioh quel barco del arroz”.

El acto de Graduación hija, en sí mismo, fue muy emotivo, pero es que además los discursos de l@s profes@s elegidos por los estudiantes para ese momento, pusieron su granito de arena para que (tras destacar la labor que hacemos los padres y madres con nuetr@s hij@s para conseguir que hayan llegado hasta ese momento de su vida) me emocionase y llorase de manera contenida, seguramente porque aun me queda parte de aquella educación que nos decía que los hombres no lloran ¡¡VALIENTE GILIPOLLEZ!! Soy un llorón y cualquier tema que toquen las emociones me provoca el llanto fácil.

En su discurso, El Vicedecano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de Jaén, como no podía ser de otra manera, dio un soberano repaso a todos los cambios que, por intereses políticos, se han producido en la educación y que, como consecuencia, están trayendo nada más que la formación de personas incompletas y la anulación de profesionales y educadores, más preocupados de superar las inspecciones que sufren que de enseñar a sus alumnos, que no nos olvidemos, no son un dato estadístico, son personas; personas que en el futuro deberán tomar decisiones que afectarán a otras personas.

Dirigiéndose directamente a l@s Graduad@s, El Vicedecano les repitió por activa y por pasiva que cuando ejerzan de MAESTR@S (para mí la profesión más bonita y de mayor responsabilidad que existe), deberán tener en cuenta la importancia de sus actos y que, por el bien de esas personas en proyecto: l@s niñ@s, siempre deberán recordar si su opción es enseñar y liderar empujando o tirando y utilizo el ejemplo de una puerta para explicarlo, reconozco que me despisto y me hizo pensar que ese hombre, cabreado por el sistema, estaba perdiendo el hilo de su discurso, pero luego lo entendí con claridad y caí en la cuenta de que no solo era válido para l@s maestr@s, es válido para cualquiera que deba ejercer de líder y más o menos sería así:

  • Liderar o enseñar “empujando”: Este el sistema de l@s que, limitados por sus cortas capacidades y nula empatía, imponen/empujan los mensajes, dispuestos por otros, hacia el intelecto de sus liderad@s apoyados por su cargo y normalmente alejados de la realidad y necesidades de las personas, dando por hecho que todos somos iguales y que no merece la pena individualizar los mensajes, argumentos y contra-argumentos, actuando con órdenes muy discutidas pero indiscutibles y sin tener en cuenta las ideas de l@s personas a su cargo.
  • Liderar o enseñar “tirando”: Este es el sistema de l@s que, apoyad@s por sus capacidades y empatía, aceptan que su cargo es una responsabilidad a la que respetar por encima de sus intereses, para que, desde su posición, transmitan la confianza necesaria ganada a través del respeto que se merecen por sus actos, provocando la tranquilidad necesaria de las personas que lidera o enseña, para poder “tirar” de su intelecto y crecer juntos.

¿Y tú, empujas o tiras?

Saludos y se feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s