Casi nunca seré el number one.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

11075016_837127189687624_6547192677329407292_n

Ya sabes que estoy cursando un Ciclo de Formación Profesional como Técnico en Aceite de Oliva y Vino, y el pasado jueves, aunque las notas de la evaluación nos las daban el viernes, mi tutora me invitó a un café, que yo pagué, para adelantarme lo que al día siguiente me iba a encontrar en el boletín y tras decírmelo, me pregunta: ¿Estás contento con tus notas? Y antes de que le respondiese, me dice: “Pero quiero que sepas que Jesús te ha ganado”.

Pero no pienses que lo hizo con la intención de molestarme ¡qué va! Lo hizo porque sabe que con el objetivo de sacar lo mejor de l@s chaval@s con los que comparto clase y de encontrar a alguien que me lo ponga difícil para ser mejor, “les pico” retándoles a sacar mejores notas que yo: “su padre y referente académico” tal y como me han “bautizado”.

Reconozco que soy muy competitivo y que cuando me lo dijo, salto ese “relé” que te dice: ¡cagüen! No obstante es una sensación que conozco muy bien porque siempre hago lo mismo, es decir: buscar a alguien que me lo ponga difícil con el objetivo de tener un referente que me obligue a mejorar y habitualmente siempre l@ encuentro.

Tod@s deberíamos aceptar que en cualquier momento y por muy exigente que seas contigo mism@, aparecerá alguien que te demostrará ser aún mejor, momento en el que tendremos dos opciones:

  1. Molestarnos por ello, no reconocerlo e intentar desmerecer los méritos y cualidades de la persona en cuestión, algo desgraciadamente muy frecuente, o…
  2. Reconocerlo y acercarnos a la persona en cuestión con el objetivo de aprender para mejorar, porque, probablemente, sea “solo” eso lo que puedas conseguir, ya que posiblemente nunca llegarás a su nivel, acéptalo.

Aceptarlo es algo que, por mi salud mental, hago con frecuencia y en todas las facetas de mi vida, pero nunca sin haber hecho un análisis de cuáles son los motivos de que alguien sea mejor que yo, por ejemplo:

1º) ¿Por qué no he sido el “number one” en este trimestre?

  1. Tiene 24 años y nunca ha dejado de estudiar para preparar un examen, yo lo deje hace “muuuchooos” años.
  2. Está soltero y vive con sus padres, es decir: no tiene que pensar en cómo hacer para mantener un matrimonio estable, no tiene que pensar en educar a dos hijas, pagar sus estudios y demás facturas generadas por una familia, buscar un empleo para soportar todo esto…
  3. Y por supuesto, porque es un chaval muy inteligente y se planifica muy bien.
  4. Conclusión: No puedo absorber su inteligencia pero si puedo aprender de como estudia y se planifica.

2º) ¿Por qué casi nunca soy el number one en las competiciones deportivas en las que participo?

  1. No me lo tomo tan en serio como los que habitualmente ganan.
  2. No tengo las condiciones físicas que me lo permitan.
  3. El tiempo y horario disponible para entrenar y la estabilidad emocional que proporciona la seguridad laboral, no es el mismo para un funcionario (que son los que habitualmente ganan) que para un comercial.

3º) ¿Por qué casi nunca soy el number one en mi trabajo?

  1. Porque sencillamente hay otr@s que son mejores yo.
  2. Nunca voy a engañar a mis clientes.
  3. Nunca utilizaré métodos inapropiados o fuera de la competencia leal.
  4. Nunca sacrificaré el tiempo de mi familia por el del trabajo.
  5. Y siempre antepondré mi salud ante cualquier presión laboral sostenida fuera de los límites máximos de mis capacidades físicas y emocionales, sencillamente porque no es necesario para encontrar el éxito.

Y para demostrarte que todo esto funciona, tengo pruebas que demuestran que el éxito también se consigue aceptando que casi nunca serás el “number one” y que este solo llegará aprendiendo de l@s que lo son, siempre y cuando “te demuestren” que está justificado y equilibrado con una vida personal y emocionalmente sana.

Saludos y se feliz.

4 comentarios en “Casi nunca seré el number one.

  1. ¿Y si ese referente es una persona prepotente, envidios@ y muy competitiva?
    ¿La competitividad es realmente algo de por lo que estar orgulloso o es una mentira dentro de nuestro sistema y sociedad que nos han inculcado (conductismo)?

    • ¡¡Hola Yyor!!

      Un error muy común, al menos desde mi punto de vista, es confundir competitividad con falta de humildad. Ser competitivo es una virtud que, en la misma proporción, va ligada hacia el respeto de los demás, porque no ser humildad te hace perder la oportunidad de mejorar aprendiendo de l@s demás, ya que estos se alejarán poco a poco de ti; así es que, esas personas prepotentes y envidiosas que citas no son competitivos, solo son eso: prepotentes y envidiosas; por lo tanto, no son un referente para nada, bueno sí, para hacer todo lo contrario de lo que muestran.

      Ser competitiv@ es la virtud de querer ser mejor en cada una de las facetas de tu vida y para mí la primera es ser mejor persona, que no tonto, no se si me explico. Competir siendo competitivo es el principio de tu evolución como persona y como tal, solo cabe un camino: RESPETO a los demás y al medio ambiente aportando lo mejor que tu competitividad pueda ofrecer.

      Espero haberte aportado algo.

      Saludos y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s