¿Cómo se hace para entrenar la empatía y la inteligencia emocional? (Primera parte)

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

leon-y-cachorro

Tras un intercambio de comentarios en mi Blog con uno de mis lectores, me encontré con este: “Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero ¿cómo se hace para entrenar la empatía y la inteligencia emocional?

Antes de seguir, quiero dejar claro que no soy un profesional de la materia y que solo soy un hombre que un día comprendió que vivir con un “nudo” continuo en el estómago no es vivir y que por lo tanto, necesitaba hacer algo que le ayudase a ser feliz.

Para empezar quiero que sepas qué significan para mí la empatía y la inteligencia emocional:

Empatía: mecanismo con el que saber ponerte en el pellejo de los demás para comprender su comportamiento, con el objetivo de suavizar y acercar posturas por la buena salud mental de ambos; o también, para comprender que no hay manera de acercar posturas por su falta de empatía y así poder alejarme de esa persona antes de que me consuma emocionalmente.

Ejemplo: si tengo un/a mal/a jef@, antes de alejarme por temor a su actitud, voy a descubrir que déficits tiene (porque siempre tienen alguno: de salud mental, falta de cariño en la niñez, complejos, inseguridad para el cargo…) para que le empuje a actuar así y cuando lo descubra, sabré a qué atenerme y decidiré si me alejo o intento acercar posturas.

Inteligencia Emocional: escudo protector ante los impactos emocionales que voy a recibir continuamente, normalmente de otras personas, y que me va a permitir gestionar mis prioridades, la cuales “se limitan” a tres: mi mujer e hijas.

Ejemplo: con el/la mism@ jef@ de antes, me permitirá mantener el  estado de salud mental necesario poder atender a mis prioridades: mi mujer e hijas; haciéndome comprender que trabajos puedo hacer muchos (otra cosa es que los haya) y que familia solo tengo una, ya que cada vez que tengamos un desencuentro, me permitirá relativizarlo todo dándome más lástima que rabia; total, lo “único” que puede hacer es intentar echarme, injustamente claro, porque por mi empeño en el trabajo se lo voy a poner muy difícil.

Dicho esto, quiero recalcar que la pregunta no está planteada tal y como a mí me gustaría, aunque por otro lado está muy bien hecha, porque efectivamente solo se trata de entrenamiento, ya que, desde mi modesta opinión, todos nacemos con un buen nivel de empatía e inteligencia emocional que vamos perdiendo a lo largo del tiempo y tristemente cada vez más jóvenes.

Para mí la pregunta adecuada hubiese sido:

¿Cómo hacemos para recuperar la empatía y la inteligencia emocional?

Pero esto te lo desarrollaré y siempre según mi experiencia, en un próximo post, no sin antes pedirte que reflexiones sobre los siguientes puntos:

1º) ¿Aceptas que tu tiempo y el que compartes con tu familia es tu mayor patrimonio?

2º) ¿Aceptas que somos química y que nuestros comportamientos están muy relacionados con ella?

3º) ¿Aceptas que muchas de las cosas que nos han enseñado están muy alejadas de lo que nuestras emociones nos dicen?

4º) ¿Aceptas que la mayoría de las personas, independientemente de su raza, credo, sexualidad… son buena gente y que sus intenciones no son malas?

5º) ¿Eres capaz de reflexionar con sinceridad sobre ti mism@?

Algunas personas creen que soy frío y calculador pero otras piensan todo lo contrario ¿imaginas quién es quién?

Solo te diré que me emociono y lloro con facilidad, y que abrazo y beso con la misma intensidad que mis 90 kg son capaces de transmitir…, pero es cierto, también puedo ser frío y calculador.

¡Ya hablamos¡

Saludos y se feliz.

3 comentarios en “¿Cómo se hace para entrenar la empatía y la inteligencia emocional? (Primera parte)

  1. Pingback: Malos tiempos para las emociones. | Vivir con pan y aceite de oliva.

  2. NO TIENE SENTIDO LO QUE ESCRIBISTE, CUIDADO CON EL MOTE DE PERSONA TOXICA, SE PARECE MUCHO A LA DISCRIMINACION
    UNA BUENA PERSONA NO UTILIZA MOTES
    ME PARECE MUY DESAGRADABLE TODOS TUS COMENTARIOS

    • ¡¡Hola de nuevo María Ester!! Precisamente esto que te está ocurriendo es un vivo ejemplo de lo que intento transmitir en el artículo, no me conoces de nada y solo con la lectura de uno de mis artículos (tengo escritos otros 350 más o menos) ya me has juzgado como discriminador y mala persona ¿qué puede haber más tóxico que eso? Sin embargo, te equivocas de pleno, pero bueno, no hay mal que por bien no venga si al final entiendes lo que quiero transmitir. Saludos y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s