Trabajo: en búsqueda de la felicidad – 10).

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

felizempresa

Realmente ¿a quién le gusta trabajar? De hecho, todos deseamos que llegue el viernes, los días de fiesta, los puentes, las vacaciones y ya puestos, soñamos con que nos toque la primitiva para vivir la vida que deseamos, pero como para la mayoría, actualmente para los/as más afortunados(as, no hay más remedio que trabajar, queremos hacerlo en aquello que no suponga un esfuerzo por lo que nos gusta, que sea en un lugar cómodo y sin mucho esfuerzo físico, pero hay algo que todos deseamos por encima de cualquier cosa: no sentirnos presionados/as para evitar que nos consuma emocionalmente, porque si esto ocurre, posiblemente no seremos felices.

Profesionalmente hablando, el momento más difícil por el que pase duró unos muy difíciles tres años.

Todo empezó cuando mi empresa decidió informatizar el trabajo burocrático y aquel cambio, para muchos/as, supuso una difícil prueba que superar y no por su dificultad, ya que aprender a manejar una máquina o un sistema de trabajo no es difícil, solo hay que ponerse a cometer errores y aprender; aquello suponía un mayor control sobre nuestra actividad y ese detalle si daba miedo, sobre todo a los Jefes de equipo, ya que de como de eficientes fuésemos los vendedores en su manejo, así sería la imagen que ellos/as transmitirían a la Dirección comercial, de hecho, era tanta la presión a la que se sometían y a la que nos sometían con esta historia, que teníamos la impresión de que vender era una actividad secundaria.

Me encanta mi trabajo, se puede decir que he nacido para ser vendedor: se me dan bien las personas y no me cuesta llegar acuerdos con ellos/as, solo se trata de hablar para llegar al win-win y si no se puede en ese momento, pues “no pasa nada”, a seguir trabajando para encontrar otra oportunidad ¿dónde está la gran diferencia entre un vendedor/a y alguien que se dedica a la venta?

No es difícil, el/la primero/a acepta y tolera el fracaso porque sabe que será lo habitual y aprende de él, hace de su trabajo una actividad en la que superar esos fracasos/retos le resulta divertido y consigue que no le afecte a su vida personal; sin embargo, el/la segundo/a se siente rechazado en cada fracaso de una negociación y le cuesta superarlo, arrastrando durante mucho tiempo ese mal estado de ánimo hasta el punto de poder alterar su vida personal.

Como te decía, durante tres años lo pasé muy mal porque mi Jefe no era capaz de manejar su estado de ánimo debido a la presión que nos sometían los nuevos sistemas de trabajo y aquello, saco a relucir su verdadera capacidad para gestionar equipos: ninguna; así es que, durante años, aquello fue insoportable hasta que llegue a un punto en el que no podía más y lo denuncié a la Dirección Comercial asumiendo que sería despedido, algo que previamente plantee en casa y que por nuestra felicidad todos/as asumimos.

No te puedes imaginar lo mal que lo pasé durante el tiempo que duro el proceso desde que denuncié la situación hasta que se resolvió el conflicto, pero no por el temor a perder el empleo ¡qué va! Fue mucho peor por las reacciones que encontré en otras personas de mi mismo nivel profesional o inmediatamente superior, ya que la gestión del caso por parte de la Dirección Comercial fue ejemplar y aunque al final se resolvió de manera traumática para él y favorable para mí, me marco injustamente durante muchos años como una persona conflictiva, pero nada más lejos de la realidad yo solo defendí mi salud mental y la armonía de mi familia.

El día de la presentación del que sería el mejor Jefe que he tenido hasta ahora, mantuvimos una larga charla y lo que más le preocupaba era la fama de conflictivo que, interesadamente, algunos/as me habían otorgado y me preguntó: “Gustavo ¿vamos a tener problemas tú y yo?” Yo le respondí: “No tiene por qué, yo solo te pido una cosa, dime con claridad lo que quieres y deja que me divierta en el trabajo”.

A partir de aquella reunión empecé a escuchar muy frecuentemente en todas las reuniones de ciclo, que por nuestra salud mental debíamos aprenderá divertirnos en el trabajo.

¡Ah! Con todos mis Jefes siempre he tenido muy buenos resultados en el trabajo burocrático y en el de primera línea cara a los/as clientes, sin embargo, fue con este con el único que llegue a disfrutar plenamente de él, pero no solo yo, él se lo pasaba genial en cada una de sus visitas ¿por qué? Fácil, ambos trabajábamos sin miedo y sin tensiones y con el objetivo de pasarlo bien, algo que disfrutábamos doblemente ya que los clientes nos recibían con agrado y nos lo devolvían en forma de resultados.

Moraleja: Si el trabajo que tienes no te gusta y buscar empleo es un trabajo, tienes dos alternativas para que no te joda la vida y no se la jodas a los demás: o lo dejas o aprendes a divertirte con lo que haces, porque no olvides que se trata de un tiempo de tu vida que nunca volverá.

Solo una cosa más, a lo largo de nuestra vida, aquel hombre (que fue y siempre será mi Jefe) y yo, pasamos por situaciones que nos demostraron que no merece la pena vivir de otra manera que no sea buscando la felicidad y también en el trabajo por difícil que resulte.

Saludos y se feliz

Anuncios

3 comentarios en “Trabajo: en búsqueda de la felicidad – 10).

  1. Lo primero es preguntar ¿quién quiere trabajar?: Todos los parados. Desde la premisa de que TODO EL MUNDO PUEDA TRABAJAR, ahora podemos hablar de ¿a quién le gusta trabajar?: A muchos, muchísimos,…. es como preguntar ¿a quién le gusta vivir?, hay que hacerse la pregunta, como para todo, ¿porqué?, y a partir de aquí empieza el debate.

    • ¡¡Hola Jordi!! A mi me dan miedo aquellos/as que tienen como hobby el trabajo, estos/as no suelen entender que alguien pueda tener como prioridad otras cosas; los desempleados más que querer trabajar, lo necesitamos imperiosamente y más si no sabemos ocupar nuestro tiempo; en cuanto a la pregunta clave ¿por qué vivir, trabajar,…? yo me la he hecho y al final he llegado a la conclusión de que es mejor no insistir en ella y saber encontrar el equilibrio entre todas nuestras actividades. Saludos y gracias.

  2. Pingback: Trabajo: en búsqueda de la felicidad – 10). | bandeworld

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s