No me lo cuentes a mí ¡Cuéntaselo al mundo!

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!
descarga
Ayer, con enorme alegría, recibí una llamada telefónica de la otra punta España, se trataba de un compañero de trabajo y de empresa, que lo fuimos durante casi 19 años; de hecho, hicimos el mismo curso de formación y lo recuerdo con mucho cariño por su peculiar forma de ser.
Lo hizo porque le apetecía hablar conmigo y porque le llama la atención mí actividad en RRSS. Estuvimos hablando un buen rato y no continuamos porque se me hacía tarde para atender otros compromisos.
 
Teniendo en cuenta nuestra muy dilatada experiencia acumulada por el paso de los años y por lo tanto, con muchos más años de los que ahora dicen que es el ideal para ser un buen empleado, hablamos, como no, de la dificultad que tenemos los de nuestra edad para encontrar empleo por ese motivo y de lo difícil de entender que es el que se pueda prescindir de tanta experiencia y buen hacer demostrado a lo largo de todos esos años.
 
No obstante, le insistí en varios puntos a tener en cuenta, el primero es que debemos estar abiertos a aceptar cualquier empleo digno, aunque no tenga nada que ver con lo que hemos hecho estos años; lo segundo, pues que deberíamos aprovechar nuestro desempleo para ir estudiando otras alternativas laborales y lo tercero, tener la mente abierta para formarnos y reciclarnos en lo necesario, para crearnos otros perfiles profesionales por si surge una oportunidad pero por supuesto, sin necesidad de dejar de buscar algo digno en lo que hemos hecho durante tantos años y que además nos gusta tanto.
 
Continuamos la charla compartiendo la visión que cada uno tenemos del futuro que nos espera, para él es muy negativo y yo le dije que para mí es desconocido, tan desconocido como lo es para cualquiera de los que presumen en creer que sabe cuándo y cómo llegará la solución a la situación, pero lo que si tengo claro, es que, por mi salud mental, me niego a verlo en negativo.
 
Continuamos la charla sobre la necesidad que tienen las empresas de tener Redes de Ventas o no, el opinaba que no eran necesarias y yo, que se equivocaba y le decía que no será como antaño, pero que allí donde haya que transformar un producto o servicio en dinero, siempre harán falta vendedores y lo digo muy orgulloso: VENDEDORES; también le dije que está claro que no vamos a caber todos los que salimos y que, fácilmente, podemos ser de esos que se queden fuera y que por esto, es por lo que debemos estar preparados y formados para hacer otras.
 
Tras este comentario, empezó a contarme lo capacitado que estaba para la venta, lo creativo que era resolviendo problemas y el buen “feeling” que tenía siempre con los clientes y para escenificarlo, me contó dos casos, complicados, en los que un buen vendedor sabe manejar la presión a la que está sometido sin necesidad de que el cliente la sienta. Era tal la pasión que tenía contándomelo, que tuve que cortarlo en varias ocasiones para poder participar de la conversación.
 
Para animarlo un poco retome el tema de los perfiles profesionales y le hable, según lo entiendo yo, por los que, poco a poco, se están decantado las empresas de selección y departamentos de RRHH y le dije, que la edad se seguía teniendo en cuenta, pero que también era cierto que cada vez menos; también le dije que un buen expediente académico era muy importante pero que también, según el puesto a ocupar, se habla de que cada vez lo es menos; ahora bien, también de dije, que si hay algo que las empresas de selección y departamentos de RRHH están mirando, y cada vez más, es nuestra actitud, porque una buena actitud te permite:
 
1º) Superar los “límites de tu edad”, esos límites que atribuyen a los jóvenes, por su inexperiencia, mayores riesgos de cometer errores y a los veteranos/as, menos interés por aprender.
 
2º) Explotar tus virtudes y tus conocimientos y si estos te faltan, para según qué puesto, aprender lo que te propongas.
 
3º) Ser más resolutivo, pro-activo y capacitado para superar situaciones de verdadera dificultad, situaciones que hoy en día las empresas, desgraciadamente, sufren continuamente.
 
Pero claro, falta algo, recuerdas aquella expresión que decía: “no solo hay que ser bueno, además hay que parecerlo”.
 
Cuando estás empleado y por tus resultados tienes  la posibilidad de transmitir todas esas virtudes, luego, la situación del mercado o los RDL, permitirán que tengas más o menos suerte para mantener tu empleo, pero tú pasión y actitud debe ser la misma siempre, es tu principal valor y en el desempleo sirve de muy poco que le cuentes a alguien cercano lo bueno/a que eres y lo bien que haces la cosas, cuando estás en el desempleo solo debes tener un objetivo: decirle al mundo lo bueno/a que eres y para eso, deberás cumplir con otro de los puntos que muchas empresas están valorando en los perfiles profesionales: ¿eres capaz de hacerlo a través de la RRSS? Porque aunque aún queda mucho por hacer, saber manejarte en las RRSS será, para según que puesto, más importante que cualquier Grado Universitario.
 
Saludos, se feliz, original y creativo y con todo ello puesto en marcha, dile al mundo lo bueno/a que eres en lo tuyo. 
Nota: si recomiendas este artículo en Linkedin y  no estás entre mis contactos quiero advertirte de que te lo solicitaré ¿por qué? Porque no se que me depara el futuro y a lo mejor esta en tus manos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s