El estado de ánimo es contagioso, el desempleo no.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Esta mañana me ha pasado algo muy curioso y casi seguro que a muchos de los que, desgraciadamente, lleváis más tiempo que yo en el desempleo, también os ha pasado.

Para no perder contactos, he hecho una visita a la oficina de la asociación de Visitadores Médicos de mi provincia y aprovechando el acompañamiento de un familiar al Hospital, de dado una vuelta por sus instalaciones para visitar a esos Especialistas que no quiero que se olviden de mí y claro, me he encontrado con algún colega.
 
Habitualmente las conversaciones entre Visitadores Médicos son siempre sobre trabajo y en tono negativo: que si los objetivos, que si la administración, que si la competencia, que si los clientes, que si la empresa, que si el Jefe, etc., lo comprendo, hay que ser muy fuerte para saber manejarse bajo presión, Resilencia, así se le llama.
Cuando estaba en activo y durante esas conversaciones, siempre intentaba hacer ver el privilegio y la fortuna que suponía, poder disfrutar de un trabajo como el nuestro y participaba de las conversaciones buscando un tono más positivo, es más, tenía la impresión que alguno me buscaba para encontrar esas palabras.  
Hoy he coincidido uno de esos con los que solía actuar así y al verme, su cara fue de alegría pero no sabía nada de mi situación de desempleo, y al preguntarme cómo me iba (evidentemente buscaba crear la misma conversación de siempre) le he respondido con mi realidad y su cara ha cambiado, es como si le hubiese dicho que tengo gripe aviar y temiese contagiarse, y sin ser capaz de encontrar una palabra de ánimo hacía mí, se ha excusado con que tenía mucho que hacer.
Mi primera sensación ha sido de… y con perdón ¡¡seré gilipollas, con el tiempo que le he dedicado a este tío!! Pero en unos segundos he visto cual es el problema, el no tiene Resilencia y su problema es mayor que el mío.   
 
Saludos y se feliz.   
Anuncios

3 comentarios en “El estado de ánimo es contagioso, el desempleo no.

  1. Cuando estás fuera de la maquinaria, mucha gente suele ver a los desempleados como piezas que ya no sirven, que ya no sirven a sus intereses. Con su actitud sólo demuestran el tipo de personas que son en realidad. Lástima, pero es así.
    Mucho ánimo,
    Saludos,

  2. Pingback: Vivir con pan y aceite de oliva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s